Facebook Twitter Google +1     Admin

Un programa cultural impregnado de creación local

20140110145914-cabalgata-reyes-magos-2014.jpg

Conciertos de campanilleros, la presentación del disco del cantaor José Luis Diéguez o la proyección del cortometraje ‘Amateur’, platos fuertes cerrados por la ilusión de la Cabalgata de Reyes Magos

EL CAMPILLO. La creación local ha imperado en el último programa cultural navideño. Música y hasta séptimo arte made in El Campillo han aparecido como actores principales en la escena del Teatro Municipal Atalaya en las fechas del reencuentro y la nostalgia. Campanilleros, la Banda, flamenco, cine, deporte, caramelos, regalos y solidaridad han impregnado el tránsito desde el año que se deja atrás, el 2013, hacia uno nuevo, el 2014, del que se espera más, que se afronta, una vez más, con los mejores deseos y en el que los niños, como siempre y como símbolo de ello, de que suyo es el futuro, adquieren protagonismo.

El telón lo abrían los villancicos de los grupos de campanilleros del Centro de Educación Permanente Virgen de la Granada, Hogueras y Candiles y el Coro de la Peña Flamenca Candil Minero. El listón quedaba alto, como el nivel de sus repertorios, para alcanzar luego la excelencia con la gala flamenca con la que el cantaor José Luis Diéguez Conde presentaba su disco, Aires de Huelva, consecuencia de su alzamiento con el Melón de Oro en el Festival Internacional de Cante de Lo Ferro 2013. Le seguía después el concierto de Año Nuevo de la Banda de Música de El Campillo, orquesta dirigida por la batuta de Lourdes Castilla y plataforma para los alumnos del Aula Municipal, interpretó temas como Out of Africa o The Typewritter.

La víspera de la Cabalgata de Reyes Magos fue el día del campillero David Rodríguez. El Teatro Atalaya, como en las ocasiones anteriores, se llenó por completo para dar la bienvenida a su cortometraje Amateur. Con un reparto de excepción, con actores de la talla de Paco Tous, Canco Rodríguez, Patricia Arbués, Antonio Dechent, Antonio Pagudo, Luis Zahera, Camila Bossa o David Vaquerizo, el director salvocheano daba el salto al humor negro, a la tragedia de una historia que gira en torno a una pareja y su hija desde lo cómico de sus trabajos anteriores, Dos tomates y dos destinos, Una historia normal y Ser o no ser.

También hubo lugar en los días previos para la proyección de películas con el público infantil como destinatario directo en el Centro Multifuncional y para el deporte, con una carrera nocturna (en última instancia, suspendida por las inclemencias del tiempo), un aerobithon y un torneo de Basket 3x3 en la Plaza del Ayuntamiento. Eran los aperitivos de un menú que se cerraría con la lluvia de caramelos, de ilusión y de regalos caída durante el recorrido de las carrozas de sus majestades Melchor, Gaspar y Baltasar y todo su séquito de pequeños por las distintas rúas de la localidad minera y que acabaría con el paso por las instalaciones de Aspromin y la aldea de Traslasierra.

Campaña solidaria de juguetes

La nota solidaria en esa noche de fantasía del 6 de enero, en la de los magos de Oriente, la puso la culminación de la campaña de recogida de juguetes puesta en marcha por las Juventudes Socialistas de El Campillo-Salvochea con el fin de que ningún pequeño perdiera la sonrisa por culpa de una crisis de la que no tienen culpa. Melchor, Gaspar y Baltasar repartieron así durante la madrugada, gracias a la magnanimidad de todos los ciudadanos que han colaborado con la iniciativa, en torno a una treintena de regalos entre una decena de benjamines campilleros. Fueron algunos de los momentos más emotivos de las fiestas, con padres que, a la espera de tiempos mejores, no podían contener las lágrimas al ver la felicidad dibujada en los rostros de sus hijos.

Viernes, 10 de Enero de 2014 14:59. Pablo Pineda Ortega #. El Campillo

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris