Facebook Twitter Google +1     Admin

El periodista Rafael Adamuz presenta su primera novela ‘La Memoria Varada’

20150223143242-rafael-adamuz.jpg

A través de unas cartas inéditas, este libro recupera el episodio de los mineros onubenses de La Pañoleta, sucedido en plena Guerra Civil en Huelva · Su presentación será el próximo 4 de marzo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Huelva

CUENCA MINERA. De esta forma, con este booktrailer, se da a conocer La Memoria Varada, la primera novela del periodista Rafael Adamuz, un libro que se presenta el próximo 4 de marzo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Huelva, en un acto que podría contar con la presencia del jurista Baltasar Garzón, autor del prólogo del libro.

Se trata de la primera aventura literaria de Rafael Adamuz (Granada, 1980), un periodista afincado en Huelva que se inició en el mundo de la comunicación en El Correo de Andalucía, pasando posteriormente a publicar en varios periódicos del Grupo Prisa y algunas de sus revistas de tirada nacional. En Huelva, Adamuz ha trabajado en el extinto Odiel Información, donde ejerció como coordinador del Área de Investigación y, más tarde, como jefe de sección. Dos años después ingresó en la RTVA, donde coordina la redacción de Canal Sur Radio en Huelva.

Cada día presenta el magacín informativo ‘Huelva en Hora Sur’ y conduce la revista especializada ‘Activa-T’ en Radio Andalucía Información. Además de todo ello, ha sido corresponsal de Público en Huelva y colabora con Canal Sur Televisión, escribiendo en la actualidad en andalucesdiario.es. Entre otros reconocimientos, a lo largo de su carrera, ha obtenido el Premio ‘Ciudad de Huelva’ de Periodismo en la modalidad de Radio y Premio ‘Huelva Joven’ de Periodismo.

Con La Memoria Varada nos presenta una historia que recupera un episodio de la Guerra Civil española que estuvo protagonizado por un grupo de mineros onubenses y que ha querido dar a conocer en Huelva Buenas Noticias a través de esta entrevista.

- Rafael, ¿cómo surge la idea de hacer este libro? Es un salto del periodismo a la investigación.

- Todo se lo debo a la radio. Hace ya una década, cuando el binomio Memoria Histórica aún no había cuajado en nuestro país tal y como hoy lo concebimos, creé una sección específica en mi programa con la intención de dar voz a los descendientes de represaliados onubenses durante el Franquismo. Fue un éxito. Me llamaban desde todos los puntos de la provincia y, entre esas llamadas, recibí una relacionada con el episodio de los mineros de La Pañoleta. Provenía de Luis Cassà, un hombre de Riotinto que buscaba información para conseguir el certificado de defunción de su abuelo, uno de los componentes de la columna minera que acudió a Sevilla tras el golpe militar. Meses más tarde supe que aquel preso en cuestión había escrito varias cartas desde el Cabo Carvoeiro, el barco donde estuvo recluido junto a otros 69 detenidos. Aquellos textos inéditos habían permanecido escondidos durante décadas. Así que me hice con el material y empecé a tirar del hilo.

- ¿Qué historia nos cuenta esta novela?

- La historia de los olvidados; de los borrados de la historia, precisamente. El lector se encontrará de inicio con diferentes tramas, como ante un puzzle cuyas piezas van completándose conforme avanza la lectura. En ella encontrará de todo, desde la reconstrucción de lo sucedido en La Pañoleta hasta el proceso judicial al que se vieron sometidos aquellos mineros, un juicio sin precedentes con un desenlace inconcebible. Nunca antes se había desgranado un proceso militar de estas dimensiones. A mí me gusta denominarlo macrojuicio. Y, por supuesto, narra el presidio de Luis, de Luis Marín Bermejo, autor de las cartas y uno de los protagonistas, porque para mí protagonistas son todos los procesados, onubenses de Nerva, de Riotinto, de Valverde, de San Juan del Puerto…, hombres con nombres y apellidos, con mujeres e hijos y con vidas secuestradas que de la noche a la mañana se vieron envueltos en una sangrienta emboscada y encerrados en las bodegas de un barco. Allí permanecieron en condiciones inhumanas un mes y medio hasta que se dictó sentencia.

- ¿Cómo descubriste esas cartas inéditas?

- Fue por una carambola profesional. El hijo de Luis Cassà era compañero mío en la redacción de Canal Sur y un buen día me pidió ayuda para un documental sobre los mineros de La Pañoleta. Ahí me enteré de la existencia de las cartas, descubiertas días atrás por la familia. Por eso quería rodar aquella historia. Sin dudarlo, llamé a Luis Cassà y le pedí que me dejara leerlas. Sólo me puso una condición para entregármelas: no hacer nada con ellas sin consultar a la familia. Y así fue.

- ¿Cuál es la principal aportación de este libro?

- Es un grito contra el olvido, aunque eso tendrá que decidirlo cada lector. Para mí son varias las aportaciones, algunas de gran repercusión histórica, y no querría desvelarlas. No debería. Aunque sí tengo que recalcar algo: en ‘La Memoria Varada’, aunque novelado, todo es real. No hay nada inventado. Todo tiene su origen en un atestado, en un auto o en una diligencia judicial. Luego están las vidas de aquellos hombres sin suerte, su relación con la Riotinto Company Limited, sus familias, sus declaraciones judiciales, la contienda en Huelva… Ahora, sus nietos y sus biznietos podrán saber quiénes eran, cómo intentaron defenderse, qué pasó con ellos realmente. De esto es de lo que más orgulloso me siento, de haber desvelado tanta información. Sólo así podrán sacar sus propias conclusiones sobre unos hechos silenciados durante décadas. Sí, la aportación principal tal vez sea esta: el valor de la información que ahora ve la luz y que he trabajado pensando en ellos, la recuperación de una memoria perdida, de la memoria varada…

- ¿Qué ha supuesto para ti acercarte a este episodio?

- Asumir los hechos como si los hubiese protagonizado alguien de mi propia familia.  En lo personal, he sentido siempre gran empatía hacia los que más sufrieron las consecuencias del golpe de estado y del régimen fascista posterior. Le ocurrió también a los míos. Nuestra historia reciente es la crónica patética de una suma de injusticias y crímenes que no sólo no hemos superado sino que ni siquiera hemos afrontado. Cualquier país avanzado, cultural e intelectualmente, lo habría hecho. Sobran los ejemplos. Nosotros ni sabemos aún dónde están enterrados miles de nuestros muertos. No queremos saber. No nos dejan saber. Es vergonzoso.

- ¿Por qué has elegido este título, ‘La Memoria Varada’, para la novela?

- El título original era el nombre del barco-prisión, ‘Cabo Carvoeiro’, donde se desarrolla gran parte de la novela y que termina convertido en un protagonista más. Pero lo cambiamos por la dificultad al pronunciarlo. ‘La Memoria Varada’ es obra de Raquel, mi mujer. Estuvimos dándole varias vueltas y, tras varias opciones, mi editor lo eligió. Creo que resume a la perfección la esencia misma del libro, su valor último.

- ¿Cuándo tienes prevista realizar la presentación?

- Será el miércoles 4 de marzo, por la tarde, en la Facultad de Derecho, en el Campus del Carmen. Creo que la Universidad es el marco idóneo para la puesta de largo de una historia como ésta. Por definición, la Universidad debe ser el lugar donde se proteja a la cultura, el templo del conocimiento, el lugar donde se eleven las verdades. Un episodio como este, tan acallado, tenía que empezar a darse a conocer allí, no concebía otro sitio.

- Será un acto muy especial…

- Creo que lo será, sobre todo, por la presencia de personas que lo harán especial. Uno de ellos será el propio Luis Cassà, nieto del principal protagonista, que nos hablará de las cartas de su abuelo, un auténtico tesoro familiar de gran valor sentimental y, por supuesto, histórico. Luego, estará Baltasar Garzón, al que le estoy profundamente agradecido por haber introducido mi novela. Será difícil que esté en Huelva por su agenda pero, si no físicamente, haremos que esté de otra manera.

- ¿Qué te gustaría conseguir esta primera obra?

- Siempre tuve un objetivo claro: que la lean los descendientes de sus protagonistas. Fue una condición que me puse desde el principio y a la que no he renunciado. En ‘La Memoria Varada’ hay parte de sus vidas, extraídas de sus expedientes laborales, además de sus palabras, sus alegatos…, y, finalmente, lo que hicieron con ellos y cómo lo afrontaron. Todos están presentes en el libro. No obvio ni un solo nombre. Ahora, todo esto les pertenece a sus nietos, a sus sobrinos, a sus biznietos… Si lo leen, me doy por satisfecho.

-Escribir, investigar, suele enganchar. ¿Tienes en mente ya algún otro proyecto?

- Sí, aunque ahora estoy volcado con la promoción de La Memoria Varada. Ha sido una experiencia nueva para mí, dura y que me ha llevado cuatro largos años de trabajo que he tenido que compaginar con mi profesión y mi vida familiar. Pero sí. Hay una segunda historia en ciernes que ya ha empezado a ser escrita.

- ¿Te gustaría invitar a los onubenses a que se acerquen a la presentación de la novela?

- Por supuesto. Esta historia es suya, no mía. Yo sólo he sacado a la luz algo que permanecía silenciado, oculto entre legajos… Aquellos que asistan a la presentación comprobarán que nuestro pasado más reciente, el de Huelva, tiene sombras sobre las que urge arrojar luz, aunque sólo sea por respeto a la memoria de aquellos que lo protagonizaron. Por justicia.

Agradecer, además, las muestras de apoyo y de cariño que estoy recibiendo. Desde que di a conocer que publicaría mi primera novela, no he parado de recibir mensajes y llamadas de oyentes, amigos y conocidos que están deseando leerla. Sólo por esto ha merecido la pena tanto trabajo. Ahora espero no defraudarles.

Mari Paz Díaz / Huelva Buenas Noticias

Lunes, 23 de Febrero de 2015 14:32. Pablo Pineda Ortega #. Cuenca Minera

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris