Facebook Twitter Google +1     Admin

El Rosal agua el estreno del césped artificial del Valero Rojas

20101108173052-dani-rachon-sobre-el-albero-del-valero-rojas.jpg

Los campilleros adolecieron de falta de puntería ante el sólido líder del Grupo II, que demostró el porqué de su posición y no perdonó

EL CAMPILLO. El Rosal aguó la fiesta al Campillo, que, por vez primera en la presente temporada, jugaba como local gracias a la finalización de las obras de implantación de césped artificial en el Municipal Francisco Valero Rojas. Si bien ya el Cerreño (en cuyo feudo cayeron los de Paco Marmesá por 3-1 en la jornada anterior) apartaba de la senda del triunfo que habían encarrilado los mineros merced a sus dos victorias consecutivas a domicilio ante el Rubias (0-1) y el Nerva (1-2), ayer fue el líder sólido del Grupo II el que alejó un poco más a los blanquizules de su aspiración a estar entre los cuatro primeros.

Los fronterizos saltaron al campo como un equipo sin fisuras, muy compacto, que sabía muy bien lo que quería y, en definitiva, mejor que el Campillo. Algo que hizo inútil la disposición ofensiva de la escuadra de Paco Marmesá, que empleó carrileros para atacar en superioridad numérica. Mientras, su rival, con un 1-4-3-1-2, aprovechaba la rapidez de sus dos puntas, Manuel y Fernando, y las llegadas desde la segunda línea de Jaime para buscar el portal de Gabi. Así, tras una primera fase de tanteo, el Rosal comenzó a ganar presencia en la medular. En el minuto 16, ya tenía que emplearse a fondo el cancerbero local en un remate de Maldonado. Los foráneos se gustaban.

Los campilleros, no obstante, no se amilanaban y, a base de contras, intentaban sorprender a las ordenadas filas de la escuadra de Javier Fernández. Pero sería ésta la que golpearía primero (y después). A los 22 minutos Carlos bota una falta lateral y Jaime conecta en el punto de penalti para establecer el 0-1. Pero los mineros no bajarían los brazos e, incluso, pudieron equilibrar de nuevo las tornas en dos jugadas protagonizadas por Dani Vázquez y Dani Rachón, que, en el 41’ y en el 44’, respectivamente, se toparon con un acertado Javi, que respondió con dos buenas intervenciones a los disparos envenenados de los atacantes mineros. Luego, Felipe, se estrelló en su camino hacia el gol con Gabi.

Tras el descanso, casi sin tiempo para que ambos conjuntos se colocaran sobre el césped, un despiste de la zaga local posibilitó un pase en profundidad a Fernando, quien, tras driblar a su par, alojó el cuero en las mallas. Era el minuto 53’ y el choque parecía visto para sentencia. El tanto, sin embargo, derivó en un bajón importante de los visitantes, pero la fortuna no sonrió al Campillo, que, pese a contar con claras ocasiones, como una vaselina de Dani Vázquez que, en el 65’, lamió el palo o un cabezazo de Javier Vespasiano que, en el 68’, acabó repelido por la madera cuando el guardameta ya estaba batido, no pudo reducir las diferencias.

Campillo

0

Rosal

2

Campillo:

Gabi, José Miguel (Emilio, 73’), Liberto (Pinilla, 80’), Fernando Pineda, José Real, Juan Antonio ‘Chinga’, Dani Rachón (Basilio, 80’), Jero, Dani Vázquez (Alberto, 73’), Javier Vespasiano y Samuel.

Rosal:

Javi, Hurtado, Machado, Loren, Martínez, Carlos, Souto (Benítez, 90’), Felipe, Manuel (Mario, 81’), Jaime, Fernando (Jesús, 88’).

Goles:

0-1, Jaime (22’). 0-2, Fernando (53’).

Árbitro:

Sevilla Gómez, auxiliado en las bandas por Martínez Rodero y Toscano Muñiz. Bien, en líneas generales. Amonestó al local Liberto (25’) y al visitante Souto (75’).

Incidencias:

Buena entrada de público en el Municipal Francisco Valero Rojas, donde el Campillo jugaba su primer partido de la temporada como local tras la conclusión de las obras de implantación de césped artificial.

Lunes, 08 de Noviembre de 2010 17:25. Pablo Pineda #. Deportes

Comentarios » Ir a formulario

pablopineda

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris