Facebook Twitter Google +1     Admin

El PSOE arranca el apoyo del PP a la reapertura de la mina “con todas las garantías”

20111213105257-mrt.jpg

Populares y andalucistas aprueban, además, reprobar a la Junta con una moción que la socialista Susana Rivas califica de “absurda”, al desmarcarse del acuerdo suscrito por todas las fuerzas en la Diputación

EL CAMPILLO. El PSOE arrancó de PP y PA un pacto en el Pleno ordinario del Ayuntamiento de El Campillo celebrado el pasado miércoles 7 de diciembre para apoyar la reapertura de la mina de Río Tinto “para actividades exclusivamente de explotación minera y con todas las garantías legales y ambientales”. Un punto al que se une la decisión de emprender desde el Consistorio cuantas gestiones sean necesarias ante la Junta de Andalucía para “facilitar y desbloquear el proyecto e instar a la compañía Emed Tartessus a continuar el procedimiento de acreditación del cumplimiento de los requisitos establecidos por la normativa para el inicio de la actividad extractiva”. Éstas fueron las enmiendas presentadas por el Grupo Socialista, en línea con el acuerdo suscrito por todas las fuerzas políticas en la Diputación Provincial, para contrarrestar la “electoralista” moción presentada por el Partido Popular, en la que se pedía, entre otros apartados, que se reprobara a la Administración autonómica “por su opacidad y su falta de diligencia y cercanía con la Cuenca”.

El debate fue intenso. La portavoz del PSOE, Susana Rivas, tildó la iniciativa de “absurda”, al desmarcarse del texto que salió del ente supramunicipal con el aval de la unanimidad. La propuesta del PP de El Campillo también solicitaba al Gobierno andaluz que, en el plazo máximo de tres meses, estableciera un calendario. La líder de los socialistas arguyó que la Junta ya ha marcado en rojo el último trimestre de 2012 y recalcó que hasta a la empresa le parece una fecha “ambiciosa”. Lo mismo opinó Rivas de la exigencia de que en ese mismo periodo aclare las acciones y documentos que debe corregir o presentar Emed Tartessus, porque, “precisamente, es eso lo que se está haciendo”. Y con la reprobación, concluyó, “se le ve a usted el plumero (en referencia a la popular Manuela Caro), pues viene aquí a pedir directamente votos para Arenas”.

Susana Rivas contraatacó en este sentido: “¿cómo vamos a reprobar a la Junta?, ¿qué es lo que han hecho ustedes aquí?, ¿a cuántos autobuses se ha subido usted para ir a las huelgas de Madrid o Sevilla (porque nosotros, los socialistas, a muchos)? Ustedes, que nunca han estado aquí, vienen ahora, cuando hay un proyecto que se va a poner en marcha, porque la mina se va a abrir, con la desfachatez de querer reprobar a la Junta. Ustedes, que ni siquiera tomaron posesión de sus actas en la Mancomunidad en el anterior mandato, y que cuando gobernaron en Madrid negaron a la minería metalúrgica, a la del cobre, las ayudas europeas que sí se les otorgó al sector del carbón en Asturias y que hubieran supuesto una gran salida para nuestra comarca”.

La primera teniente de alcalde, la popular Manuela Caro, replicaba que, para ella, no es “absurda” una moción que habla de una oportunidad de empleo, unas tasas de paro del 50 por ciento y cuatro años de espera de un proyecto que se erige en una bombona de oxígeno para la zona. El viceportavoz del Grupo Socialista, Pablo Pineda, la interrumpió: “el proyecto no se presentó hasta el 1 de septiembre de 2011”. Y siguió, “por qué no le pide más agilidad a la empresa”. El número 2 del Grupo Municipal Socialista se dirigió luego a la portavoz del PP para espetarle que “si lo que pretende es salir a la calle a decir que el PSOE no quiere abrir la mina, no se lo consentiremos, porque los socialistas deseamos que eso ocurra mañana mismo si fuera posible o, mejor, que ya llevara cuatro años abierta, o mejor, que nunca hubiera cerrado”.

La máxima representante de los socialistas, Susana Rivas, le preguntó entonces con franqueza: “¿qué es lo que quiere usted ahora, que la Junta prevarique, que entregue los derechos a una empresa sin que se cumplan todos los requisitos legales, sociales y ambientales? ¿Para qué, para luego decir que el PSOE prevarica?”. La respuesta de la conservadora Manuela Caro fue un previsible “yo no entiendo de leyes mineras”, completado, a continuación, con un lacónico “yo sólo sé que la gente lo pasa muy mal”. Susana Rivas le advirtió que “tenga cuidado con las mociones que presenta, no se vayan a volver en su contra”, ya que “cuando Andalucía dé el visto bueno, Madrid tendrá que ratificarlo, y allí gobierna el PP. A ver si luego el proyecto se va a quedar allí parado. Que se lo recordaremos”.

Los tres puntos de la moción del PP, no obstante, también se aprobaron, con el voto de los seis concejales de PA-PP. Eso sí, desde la bancada socialista, como expuso Pablo Pineda, insistieron: la mina tiene que abrirse con todas las garantías, para que ninguna empresa explote la línea del cobre durante 5 ó 10 años, se vaya con cientos de millones de euros en el bolsillo y deje a la Cuenca hundida otra vez en la miseria. “Quien la abra ha de hacerlo con un plan de diversificación, invirtiendo parte de sus beneficios en la creación de otras empresas”, como en su día se hizo con el Plan Albor, del que nacieron entidades como Río Tinto Fruit, Río Tinto Plásticos, Tubespa o Nature Pack. El objetivo, que cuando la mina vuelva a dejar de ser rentable haya una base sólida para el futuro. “Merece la pena esperar si, con ello, conseguimos esto”, un desarrollo ya para siempre, no sometido a las fluctuaciones del mercado del metal. “No podemos caer en los errores del pasado” (en referencia a aquel Plan Esquila que derivó en la paralización de la reindustrialización y en la caída de todo el patrimonio de la comarca en manos de especuladores), porque “quizás no tengamos una nueva oportunidad”.

Lunes, 12 de Diciembre de 2011 19:21. Pablo Pineda #. El Campillo

Comentarios » Ir a formulario

pablopineda

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris